L2015 – International year of the light

UNESCO ha declarado 2015 como el año internacional de la iluminación, y ha coincidido con la decimoctava edición de la exhibición internacional EUROLUCE en Milano, Italia.

Aprovechando este evento, fuimos a visitarla durante 5 días y pudimos ver y apreciar muchas variedades de lámparas, muebles, elementos decorativos, accesorios, diseño y arte en un total de 40 mil m2, compuestos por unos 500 expositores, que intentamos recorrer a toda prisa. Lo que podríamos resumir en una sola palabra, que es; ¡A-LU-CI-NAN-TE!

Hemos calculado unas 32 horas visitando el salón, con algún break para alimentarnos con bocadillos y paninis al mediodía, y darnos un festín por la noche cenando escalopines a la milanesa para recobrar fuerzas para el día siguiente.

Y hemos vuelto con una sobredosis de ideas nuevas y ganas de cambiar toda la tienda… ¡¡otra vez!!

La tendencia de este año es que TODO ESTÁ PERMITIDO. Hemos podido ver tanto un estilo minimalista como piezas algo más clásicas, entre otras muchas novedosas tendencias.

Lo que nos ha quedado claro es que vuelve la madera –si es que alguna vez se ha ido–, los acabados cromados son lo último, y el nuevo color de moda es el bronce, que es mi color preferido, porque da una luz cálida y el efecto es muy agradable, y además es mucho más discreto que el dorado, lo que no quita que los tonos dorados pálidos también hayan vuelto.

Un hecho que ya no podemos evitar es el gran futuro y presente del LED. Casi todas las lámparas que se presentan en la feria son en versión LED, tecnología que ha evolucionado a pasos agigantados estos últimos tiempos. Ya no se limita a ser lo que conocíamos de la luz LED en sus primeros pasos, que era una luz blanca y fría.. Los nuevos LEDS proponen para las estancias de una casa unos valores de entre 2700 y 3000 k , que se traducen en una luz agradable y cálida.

Otra tendencia novedosa son las lámparas de tipo neo-industrial, que se parecen a esas campanas que en las naves antiguas podíamos encontrar, que le dan un toque muy interesante a espacios como restaurantes, bares y cafés, pero que además pueden ser bastante impresionantes, y no dejarán indiferentes a tus invitados encima de una gran mesa de comedor en casa.

Aparecen las bombillas de filamento de carbono, que convierten las propias bombillas en lámparas sin necesidad de añadir ningún tipo de estructura. Una lámpara de techo no tiene por qué ser cara, unos cables con casquillos de diseño junto a unas bombillas de filamento de carbono expuestos a diferentes alturas tiene un gran impacto visual y estético.

Podríamos seguir contando mucho más, porque además también estaba el salón del mueble, pero voy a dejar un poquito de intriga para nuestra próxima entrada.

Y para acabar y despedirnos hasta la próxima, voy a destacar una de las frases que uno de los fabricantes en la feria ha plasmado en un bolso que nos ha gustado a todos:

 

LIFE IS TOO SHORT FOR BORING LIGHTNING*

*La vida es demasiado corta para una iluminación aburrida